"

Hoy quisiera sentarme a tu lado y escucharte sonreír y hablar y hablar. ¿Viste? Se me puso chinito el corazón. Cuéntame. Me fascinan los datos irrelevantes, como saber cuál calcetín colocaste primero en tus pies, si el derecho o el izquierdo, de qué color es tu cepillo de dientes y lo que sientes en el estómago mientras lloras con mucho sentimiento. Cuéntame todo.

Una vez, alguien me dijo que la mejor manera de dejar ir es pensando en otra cosa, pero sin querer, volví a este sitio instalado a dos cuadras de mi corazón, a explorar entre las ruinas, a ver qué queda de todo lo que había, a escarbar debajo del polvo, y lo primero que me encuentro es que te extraño. Pero no es para tanto, he sobrevivido a tu recuerdo.

¡Un momento! Espera ahí, congelado, mientras fluyen mis ideas. Ahora mejor cuéntame sobre todo eso que callas, cuéntame cómo va eso de tu independencia de ti mismo, mientras brinco entre todas las escenas de mi vida en las que estuviste. Pero date prisa, porque hoy es mi último día aquí, junto a tus recuerdos. No quiero coleccionar cenizas, ni más promesas. Hoy es mi último día aquí, en esta zona empolvada de mi corazón.

Ojalá tu corazón esté bombeando fuerte, aunque ya sea por alguien más. Hoy es mi último día aquí y lo celebro. Por fin me despido de ti.

"

Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)

(via la-chica-de-adamantium)

"Es cierto, no tengo pecas en la espalda, pero si de matemáticas se trata, te invito a contarme las pestañas, a sumarme sonrisas, a restarme tristezas. Te invito a multiplicar sensaciones a dividir emociones. Ven mi cuerpo será tu ábaco."

"Usé —metafóricamente— la división
de mi cerebro para hacer una lista
de todas tus cosas buenas
y todas tus cosas malas.
Borré todas las primeras
y repasé las segundas
para ver si así lograba
quererte un poco menos."

Estefanía Mitre (via soledadurbana)

(via la-chica-de-adamantium)

+ Load More Posts